10 cosas que quizá no sabías sobre el lúpulo 2.0

10 cosas que quizá no sabías sobre el lúpulo 2.0

 El lúpulo es ácido y, como resultado, proporciona a nuestra cerveza ese amargor, sabor y aroma tan característicos. Sin embargo, también son antioxidantes, de modo que colaboran en la lucha del elaborador cervecero contra el deterioro de la su producto, así como echan una mano en cuanto a la retención de la espuma y el equilibro con las maltas dulces. Son, pues, el alma de la cerveza. Hace más de un año os trajimos un artículo sobre 10 hechos que quizá no conocías sobre el lúpulo. Quizá tampoco sabes estos 10:

  • El lúpulo pertenece a la misma familia que el cannabis (Cannabinaceae). Sin embargo, las similitudes acaban aquí, así que, amigo mío, no intentes fumarte el lúpulo… (No creemos que te vaya a pasar nada grave, pero quizá sufres de dolor de cabeza).  
  • Los lúpulos nobles son más suaves y menos amargos en comparación con otras variedades, a la vez que más aromáticos. Suelen ser cultivados en Europa Central. Los lúpulos nobles están compuestos por los Hallertau, Tettnanger, Spalt y Saaz.
     
  • La mayoría de los lúpulos destinados a la elaboración de cerveza se encuentran cerca del paralelo 48 norte, en climas templados. Se podría decir que el lúpulo es como la patata del mundo de la cerveza. A todos aquellos países productores de patata, también les suele ir bien con la producción de lúpulo. Oregon y Washington son dos de los estados más adecuados para plantaciones de lúpulo, y sin duda han tenido un papel fundamental a la hora de catapultar a Estados Unidos como segundo productor de lúpulo del mundo. Sin embargo, Alemania lidera la lista.
     
  • El amargor de la cerveza, casi siempre otorgado por el lúpulo, se expresa a través de los IBUs (International Bitterness Units). Cuanto mayor sea el número IBU, más amarga será la cerveza.

  • El dry hopping es el proceso por el que se añaden lúpulos en la fermentación primaria para incrementar el aroma y el carácter a lúpulo de la cerveza.

  • Los alfa-ácidos son los precursores del amargor de la cerveza. Los beta ácidos, por su lado, son ligeramente amargos y por lo general se pierden durante el proceso de elaboración.

  • Para producir cerveza solo se usan las flores femeninas del lúpulo. Estas flores reciben el nombre de conos. Normalmente se suelen eliminar las plantas masculinas en las plantas productoras para que se generen conos sin semillas, ideales para la elaboración de cerveza por su mayor contenido en aceites y resinas.

  • El lúpulo en pellet logra un 10% más de rendimiento, mientras que es igual de natural que el lúpulo en cono o en flor. Además, también ocupa menos espacio, conserva mejor la lupulina (factor principal que evita la perdida de alfa-ácidos y, por lo tanto, de IBUs) y se disuelve mejor en el mosto.
     
  • Los primeros que registraron el uso de lúpulo en su receta de cerveza fueron los monjes franceses de Picardía, en el 822 d.C. No es una fecha muy antigua si se compara con los orígenes de la cerveza.

  • Puede sonar un poco extraño, pero los romanos solían comerse los lúpulos como si fueran espárragos en tu ensalada.