Beyond the pale

Beyond the pale

Así se creó la cervecera norteamericana Sierra Nevada

Si alguien tenía que hacer buena cerveza, ese era Ken Grossman. El creador y propietario de Sierra Nevada empezó a hacer sus pinitos como homebrewer cuando todavía iba al instituto. Cuando su madre encontró uno de sus fermentadores en su armario, el joven Ken le dijo que era un proyecto de química. Y ya no paró. Montó su propia tienda para homebrewers y de allí dió el salto para convertirse en uno de los pioneros de la craft beer americana. Corrían los años 70 y en Estados Unidos habían sobrevivido poquísimas micro fábricas. Grossman narra su encuentro con una cerveza de Anchor como si del Santo Grial se tratase. Todo ello está explicado en su libro “Beyond the pale” donde Grossman explica la historia de cómo creo una de las compañías cerveceras artesanas que más produce (1 millón de barriles al año) en Estados Unidos. Con un inglés muy simple y una narración entretenida, “Beyond the pale” es una obra que recomendamos tanto a homebrewers, a aquellos que habéis iniciado vuestra propia singladura como productores como a los aficionados a la cerveza artesana. Desde 1980, Sierra Nevada ha escrito y sigue escribiendo algunas de las páginas más importantes del renacimiento de la industria cervecera artesanal norteamericana.

Un libro para disfrutar esta Semana Santa

Grossman actualmente tiene 58 años, sigue trabajando en Chico, California, hogar de Sierra Nevada, y actualmente trabaja en la creación de una segunda planta de elaboración en la Costa Este. Una fábrica que va a ser muy diferente de la primera a la que dió vida con sus propias manos, aprovechando piezas que iba recolectando en las chatarrerías de la ciudad. Ken en su libro también nos explica cómo fue su viaje a Alemania para comprar su primera fábrica de segunda mano y lo que sudaron para poderla sacar del puerto a su llegada a Estados Unidos cuando uno de los policías de aduanas encontró una cucaracha entre las máquinas. Tuvieron que esperar a que el análisis demostrara que era un insecto norteamericano antes de poder mover ni una pieza. Grossman también explica como él y su socio se las ingeniaron para recuperarse de diversas bancarrotas o como hicieron para empezar a distribuir su cerveza en un momento en el que la cerveza artesana volvía a ser un producto desconocido para los norteamericanos. Antes de la ley seca en Estados Unidos habían existido unas 3000 micro fábricas que desaparecieron casi totalmente. Sierra Nevada fue de las pioneras y junto a ella se han vuelto a levantar el mismo número de fábricas de cerveza artesana que había en Norteamerica antes de la gran prohibición. Toda una epopeya narrada por uno de sus protagonistas de manera clara y divertida. 

Ken Grossman catando pruebas de Sierra Nevada