Cocina con cerveza: algunas recomendaciones

Cocina con cerveza: algunas recomendaciones

La cocina es relativa y para gustos los colores. Eso lo sabemos. Sin embargo, si os gusta cocinar y, además, sois unos auténticos amantes de la cerveza artesana, probablemente se os hayan pasado por la cabeza algunos maridajes. La cerveza actúa de la misma forma que otros condimentos líquidos: enriquecen los platos y añaden sabores y aromas, o incluso color.

Las posibilidades son infinitas, pues existen una gran variedad de estilos de cerveza, así como multitud de platos con los que maridarlas.

Acto seguido os ofrecemos algunas pistas para que empecéis a experimentar, pues, con los maridajes cerveceros, pero en ningún caso tenéis que tomar estas propuestas como si fueran unas normas definitivas (y si así lo fueran, las normas están hechas para romperse).

Lo que nosotros sugerimos es que empecéis por estas recomendaciones, y que luego veáis si el resultado os ha gustado. A partir del ensayo y error conoceréis qué ingredientes mezcláis y, sobretodo, qué resultado dan.  

 Algunos consejos iniciales

En ningún caso el plato debe abrumar a la cerveza, ni viceversa.

Por lo tanto, tenemos que encontrar cervezas que tengan una intensidad similar a la que tiene la comida. Una ensalada, pues, debería ir acompañada de una cerveza ligera, mientras que un entrecot precisaría de un acompañamiento mucho más pesado y con cuerpo. Con ello también queremos decir que, cuanto más fuerte sea el sazonamiento y el especiado de una carne, se tendrían que escoger cervezas más oscuras y con mayor cuerpo.

Asimismo, es igual de relevante emparejar sabores similares.

Una Dunkelweizen especiada maridaría a la perfección con un delicado pan de especias. La lista de combinaciones es interminable: sabores ahumados, tostados, mantecosos, herbales o especiales, cremosos o achocolatados.

Si ya tienes los maridajes con cerveza por la mano, o quieres arriesgarte un poco más, puedes apostar por combinaciones que creen el equilibrio perfecto y se enfrenten entre sí. Contraponer el dulce con el amargo puede dar buenos resultados, así que puedes probar maridando, por ejemplo, un pastel de zanahoria dulce con una Imperial IPA amarga. Un trozo de pastel precisa de un sorbo de la cerveza, y viceversa.

El amargor también es algo que hay que tener en cuenta. La naturaleza nos ha enseñado que el amargor muchas veces es mala señal, pues es una forma que muchas veces usan las plantas para evitar ser ingeridas. Sin embargo, los humanos hemos aprendido a que nos guste el amargor (sobre todo si somos fanáticos de la cerveza). En la cocina, este sabor puede abrumar tranquilamente a muchos otros, de modo que la solución es escoger cervezas no demasiado amargas, así como maridar cervezas con platos dulces, ácidos o salados.

Asimismo, de acuerdo con Randy Mosher, norte-americano especialista en cerveza, las cervezas ligeramente más dulces y maltosas son más recomendables para la comida caliente, y que el amargor tiende a “magnificar los platos especiados”.

Por último, un maridaje muy interesante son también los postres. Tal y como hemos comentado, los postres dulces se podrían equilibrar con el amargor de las cervezas. Asimismo, las cervezas son menos ácidas que los vinos y, por lo tanto, funcionan bien con el chocolate. Si hablamos, en cambio, de postres como tartas de frutas y postres ligeros, podemos escoger algunas lámbicas, especialmente las fruit, que son algo ácidas.

Para haceros una idea global, también os traemos las siguientes tablas: 

Estilos de cerveza y su mejor combinación culinaria

 Estilo

 Combinación

 Belgian Dubbel

 Costillas asadas

 Brown Ale

 Trucha ahumada

 Rauchbier

 Jamón de selva negra

 Maibock

 Asado de cerdo

 Strong Witbier

 Salmón cocido

 Stout

 Ostras

 Belgian Pale Ale

 Mejillones con patatas

 Porter

 Lomo de cerdo asado

 Pale Ale

 Filete asado

 IPA

 Queso azul

 Foreign Stout

 Cheddar añejo

 ESB

 Queso de cabra

 Hoppy Pilsener

 Queso cremoso

 Imperial India Pale Ale

 Pastel de zanahoria

 Imperial Stout

 Trufas de chocolate

 Belgian Strong Dark Ale 

 Trufas de avellana y chocolate de  leche 

 Barley wine

 Mousse de chocolate

 Cherry Brown Ale

 Tarta Selva Negra

 

Carácter de cada cerveza

 Estilo

 Carácter al cocinar

 Brown Ale

 Complejo tostado suave

 Oktoberfest

 Dulce, acaramelado, suave

 Porter

 Cremoso, rico,

 Weissbier

 Delicado pero saboroso, no amargo

 Doppelbock

 Muy ricos y dulces, buenos para

 Wheat BOck

 Especiado, de carácter caramelizado

 Lámbica

 Ácidas, con aromas únicos

 Fruit lambic

 Ácidas, pero afrutadas

 Imperial Stout

 Muy rica y de mucho sabor, perfecta para postres de chocolate

 Flanders Sour Brown

 Profundamente ácida, compleja, y  aromas afrutados

 Belgian Dubbel

 Ricas, maltosas, únicamente  especiadas

 Belgian Tripel

 Intenso, especiado, crocante

 Rauchbier

 Dulce, con un suave ahumado de  madera de haya

 Munich Helles

 Maltoso limpio, puro, sin mucho  amargor

  .

.

.

Radical Brewing - Randy Mosher

Maridajes Gourmet