Cómo cambia una micro-cervecería cuando la compra una multinacional: El caso Ballast Point Brewery

Cómo cambia una micro-cervecería cuando la compra una multinacional: El caso Ballast Point Brewery

“Esta nueva colaboración conjunta aportará más recursos a tu micro-cervecería, y por lo tanto podrás llegar a un mayor número de clientes”, o “seguirás haciendo tus cervezas como siempre, no modificaremos las recetas”. Ésas podrían ser perfectamente las dos promesas iniciales que cualquier gran grupo cervecero industrial podría asegurar a una micro-cervecería para poder entrar en su accionariado o comprarla en su totalidad.

Sin embargo, ¿Qué posibilidades hay de que el viento se lleve estas promesas? ¿Es realmente posible que un pequeño negocio sea adquirido por una multinacional y mantenga su independencia total?

Una de las problemáticas actuales del sector cervecero a nivel mundial es la penetración de las grandes cerveceras en el sector de la cerveza artesana. Sucede en Estados Unidos y sucede también en España.

Sculpin IPA - cerveza de Ballast Point Brewery

En este artículo nos centramos en un caso que ha sucedido en EUA, que nos lleva algunos años de ventaja. Se trata de Ballast Point Brewery, una micro-cervecería americana que a finales de 2015 fue adquirida por Constellation Brands, la multinacional que posee la marca de cerveza Corona.

Pues bien, en este caso la promesa “nada cambiará” no se cumplió.

La semana pasada el fundador Jack White, el director comercial Earl Kight, el director de operaciones Yuseff Cherney y el CEO Jim Buechler anunciaron su dimisión en bloque.

Al parecer, el CEO y el director comercial “perseguirán otros intereses dentro de la industria del alcohol”.

Probablemente nunca sabremos los motivos reales que llevaron a los principales líderes de Ballast Point a dejar la micro-cervecería. En cambio, sí que podemos entrever que la compañía se ha adaptado en un período récord de tiempo al funcionamiento de las grandes multinacionales. Gracias al blog estadounidense The Full Pint, sabemos que se han sucedido los siguientes cambios:

  • Algunas de las cervezas estrella de Ballast Point Brewery han sufrido modificaciones en las recetas, hasta el punto de perder su esencia y parecerse a los americanos “alcopops” (la típica bebida compuesta por alcohol y alguna sustancia saborizante que se vende preparada en los grandes almacenes).
    Es el caso de la Pineapple Sculpin, la Mango Even Keel o la Watermelon Dorado. The Full Pint apunta al uso de extractos, que alargan la vida útil de la cerveza y reducen su coste de producción.
  • Los precios de las cervezas de Ballast Point han caído en picado. Cuando la micro-cervecería lanzó algunas de sus cervezas en lata, el precio del pack de 6 era de 17$, sin contar los impuestos. Ahora ya hay tiendas en las que se encuentra el pack por menos de 10$.
  • Relacionado con la bajada de precio y la reducción de costes, The Full Pint ha apreciado que ahora las cervezas disponibles en los supermercados no tienen ni un mes de vida, cuando todos conocemos los tiempos de la producción de cerveza.
  • La cerveza Sculpin IPA en concreto, ha sufrido cambios radicales en su composición. “La cerveza no se parece en nada a lo que una vez fue. Tiene un aroma y un sabor mucho más vago”, explica.
  • La mayor parte de los miembros que conformaban la dirección ejecutiva antes de la adquisición por parte de Constellation Brands, ha abandonado el barco.

 

La conclusión, pues, es clara: la compra de Ballast Point ha puesto de manifiesto una serie de cambios muy radicales, que se han dado en tan sólo 9 meses (Tras los 1.000 millones de dólares que desembolsó Constellation Brands, es normal que la macrocervecera no haya querido tardar demasiado en imponer sus propias reglas).

Estos cambios, además, han distorsionado a la empresa y a sus cervezas, además de aplicar soluciones productivas que han implicado el uso de extractos y conservantes. ¿Es positivo o negativo? Simplemente es: solo hay que ser consciente que difícilmente se mantendrá la total independencia si una multinacional entra en el accionariado de una marca, por mucho que al inicio lo parezca. Y sino, lee la siguiente frase, perteneciente a la nota de prensa que se publicó cuando la adquisición tuvo lugar:

“Ballast Point continuará operando como una compañía autónoma, con su actual equipo directivo y sus encargados llevando a cabo las operaciones diarias”.

En España los grandes grupos cerveceros también han realizado curiosos y recientes movimientos, con los que probablemente competirán con el sector cervecero artesano con productos supuestamente “artesanos”. Y quizá también lo dañarán. 

 

Fuentes:

http://www.cronachedibirra.it/notizie/15626/come-lindustria-puo-stravolgere-un-birrificio-craft-il-caso-ballast-point

http://thefullpint.com/dans-blog/ballast-point-changed-past-9-months-w-observations-predictions/