El potencial del cilantro en la elaboración de cerveza

El potencial del cilantro en la elaboración de cerveza

El cilantro ha estado entre nosotros desde tiempos inmemoriales.

Y si no que se lo pregunten a Ramsés y Tutankamón, que fueron enterrados con esta especia porque los egipcios creían en su poder para otorgar la inmortalidad.

En la cerveza su protagonismo no es inferior. Antes de que la monja benedictina Hildegard von Bingen decidiera usar el lúpulo en la elaboración de cerveza durante la Edad Media (y de paso ser la incubadora de hopheads por excelencia y revolucionar el mundo cervecero para siempre), el cilantro era el pan de cada día de los cerveceros.

Ésta e infinidad de especias más se utilizaban para dar amargor, sabor y aroma a las cervezas del pasado, que a día de hoy hemos bautizado como Gruit.

Así pues, con tal importancia histórica…

¿No te apetece usar cilantro en tu próxima elaboración de cerveza?

Siempre y cuando lo uses de forma idónea, lograrás impartirle a tu cerveza interesantes notas cítricas, complementadas con un carácter especiado y herbal, que podría recordarte hasta al romero.

Sin embargo, si incorporas el cilantro a tu receta sin seguir una metodología, probablemente estropees tu elaboración. Por eso a continuación te detallamos los secretos que te permitirán sacar a relucir lo mejor del cilantro. ¡No te pierdas un detalle!

 

Cuándo añadir el cilantro

Hay varios momentos del proceso de producción en los que un cervecero se podría plantear añadir especias, como en los últimos minutos del hervido o durante la segunda fermentación.

Sin embargo, el cilantro no se puede tratar como cualquier otra especia. Si lo añadieras durante la segunda fermentación, probablemente tu cerveza se empaparía de tal sabor a cilantro que el resto de sabores quedarían abrumados.

El mejor momento para su adición es, pues, durante los últimos minutos del hervido. Como si se tratara de las adiciones tardías de lúpulo para dar sabor y aroma, vaya. Se recomienda añadirlo durante los últimos 5-10 minutos de la cocción, y en cantidades aproximadas de 28gr por 20 litros.

También iría bien que consiguieras un saquito de lúpulo, así evitarías llevarte cualquier resto de la especia a la cuba de fermentación.

 

Por qué no comprar cilantro en los supermercados

El cilantro es un producto poco rotativo en los supermercados. La probabilidad de que la especia esté en la estantería desde antes de que España aprendiera a pronunciar “IPA” es muy elevada.

Ten en cuenta también que hay muchas tiendas que solo venden el cilantro molido, y que desde el primer momento que se muele se empiezan a degradar todos los terpenos (los compuestos orgánicos responsables del carácter cítrico). Si hay suerte simplemente se desvanecen, pero en el peor de los casos se oxidan y provocan desagradables sabores que te recordarán al apio.

Por esta razón siempre tienes que comprar semillas de cilantro en, por ejemplo, tiendas especializadas en materias primas y utensilios para hacer cerveza. En cuanto al molido, es aconsejable triturar las semillas ligeramente en casa justo antes de usarlas.

 

Es cierto que hay ciertos estilos de cerveza que, por definición, casi siempre incorporan el cilantro en su receta, como las Belgian Witbiers. Sin embargo, nuestro último consejo es que dejes volar tu imaginación. Como sabrás, la cerveza artesana implica creatividad e innovación. Si quieres conocer las propiedades de esta especia y el carácter que aporta a las cervezas, no es necesario seguir pautas estilísticas. 

.

.