El propietario de una marca de cerveza importa tanto como la cerveza en si

El propietario de una marca de cerveza importa tanto como la cerveza en si

La compra de marcas de cerveza artesana por parte de multinacionales es una praxis común en el sector cervecero. En España aún hay muy pocos casos, pero en Estados Unidos la situación se ha convertido ya en una práctica habitual.

Ante tal desfile de adquisiciones, los consumidores tenemos dos opciones: beber cervezas realmente elaboradas por micro-cervecerías, o seguir disfrutando de nuestros productos preferidos independientemente de su productor, dejando de lado todo tipo de purismos. La misma definición que ofrece la American Brewers Association (BA), que condiciona la cerveza artesana a la propiedad de la misma fábrica, no sería aplicable a ninguna de estas “renovadas” micro-cervecerías, con un dueño multimillonario a las espaldas.

La legislación italiana defiende lo mismo: La cerveza artesana es un producto ligado a pequeñas fábricas independientes legal y económicamente de cualquier otra fábrica.

¿Por qué tanto purismo en las pocas regulaciones existentes alrededor de la cerveza artesana?

¿Deberíamos preocuparnos tanto de la propiedad de una marca de cerveza, si el producto sigue siendo el mismo?

El Gobierno Italiano y la norte-americana BA siguen su lógica en lo que se refiere a la defensa de estas políticas. El gremio español Agrocerveart también sigue esta línea. Sigue leyendo para conocerla.

 

Porqué el propietario de la marca de cerveza importa tanto como el producto

La lógica de las regulaciones italiana y estadounidense se basa en que la cerveza es tan importante como su dueño

Se entenderá mejor con un ejemplo: Imagínate que tenemos la Micro-cervecería A, B, C y D, y que la Micro-cervecería A vende la mayor parte de su accionariado a una gigantesca multinacional de bebidas (De ahora en adelante, GMB). GMB tiene una lista interminable de accionistas, los cuales tienen que conseguir un retorno de sus acciones. Además, su filosofía es la “máxima”, es decir, máximos beneficios y máxima reducción de costes.

Entonces, ¿Alguien cree que la recién adquirida Micro-cervecería A por parte de GMB no cambiará la formulación de su receta, aunque sea mínimamente, y así ahorrarse costes?


Ballast Point Brewery, marca estadounidense adquirida el año pasado por Constellation Brands


Y aunque el producto siguiera teniendo el mismo sabor, ¿GMB no haría todo lo posible para reducir el precio del producto y/o sacar otros productos aparentemente similares, para así estrujar a las Micro-cervecerías B, C y D y echarlas de estanterías y tiradores?

En otras palabras, si siguieras comprando los productos de la Micro-cervecería A ayudarías a que las micro-cervecerías B, C y D desaparecieran del mercado. Lo has leído bien: una buena parte de lo que has pagado por las cervezas de la Micro-cervecería A iría al bolsillo de la gigantesca multinacional de bebidas, que quiere estrujar a B, C y dominar el sector. 

 

Supongo que ahora empiezan a tener más lógica las políticas que defienden Italia, la BA o Agrocerveart. 

La calidad del producto es importante, pero también lo es su dueño.

Aunque, como te decíamos, el fenómeno es aún minoritario en España, ya ha habido algunos casos y seguro que habrá muchos más en el futuro, cuando el sector esté más consolidado. Será decisión de cada consumidor poner en práctica la consigna cervecera “Bebe local” o, en cambio, desembolsar dinero para las grandes multinacionales. 

.

.