Hacia la vida artificial a partir de la levadura de cerveza

Hacia la vida artifical a partir de la levadura de cerveza

Un equipo de científicos de la Universidad de Nueva York ha dado el primer paso para crear vida y lo han hecho a partir de nuestro hongo unicelular favorito: el Saccharomyces Cerevisiae, la levadura de la cerveza. El equipo liderado por Jeff Boeke (cualquier día de estos recibirá una llamada de Estocolmo para que vaya a recoger el Nobel) ha conseguido introducir un cromosoma artificial en esta levadura. Los cromosomas son los paquetes donde se agrupan los genes de los seres vivos. En el caso de los animales, son la unidad básica de información que se transmite de padres a hijos: si tienes el cabello rubio o los ojos verdes, esa información y todo el resto de tu configuración se halla en esos cromosomas microscópicos. Este hallazgo abre las puertas a la creación de vida artificial. En el futuro se podrían diseñar seres vivos complejos. Pero de momento eso queda muy, muy lejos.

El doctor Jef Boeke ya puede ir haciendo espacio para el premio Nobel

Boeke y su equipo no solo han creado un cromosoma que funciona sino que lo han modificado eliminando toda la información superflua o que podía provocar mutaciones. Es decir, que lo han mejorado. Actualmente las levaduras modificadas geneticamente ya se usan para fabricar insulina para tratar a diabéticos. El conocimiento para manipular a voluntad los cromosomas de levaduras puede acelerar la obtención de biocombustibles menos contaminantes o nuevas medicinas. Y, ¿por qué no?, en el futuro podríamos contar con levaduras hechas a la carta que ampliasen los estilos de cerveza conocidos o mejorasen los existentes: cerveza ficción...pero puede que no por mucho tiempo.

La creación de vida a punto de pasar de la ciencia ficción a la realidad

En la edición digital de este jueves 27 de la revista 'Science', el equipo técnico describe cómo, usando un diseño asistido por ordenador, construyó un cromosoma en pleno funcionamiento, al que llamó 'synIII', y lo incorporó con éxito en la levadura de cerveza, conocida científicamente como 'Saccharomyces cerevisiae'. El esfuerzo de siete años por construir el cromosoma 'synIII' unió unos 273.871 pares de bases de ADN, una longitud más corta que su homólogo de la levadura nativa, que tiene 316.667 pares de bases. Boeke y su equipo realizaron más de 500 modificaciones en su base genética, eliminando secciones de repetición de unos 47.841 pares de bases de ADN que se consideran innecesarios para la reproducción y el crecimiento de cromosomas. Un cambio incorrecto puede matar la célula. También quitaron lo que se denomina popularmente ADN basura, incluyendo pares de bases que se sabe que no codifican ninguna proteína en particular, y los segmentos de genes 'saltadores' conocidos por moverse al azar e introducir mutaciones. Otros conjuntos de pares de bases se añadieron o alteraron para permitir a los investigadores etiquetar ADN como sintético o natural y eliminar o mover genes en 'synIII'. Hemos hecho más de 50.000 cambios en el código de ADN en el cromosoma y nuestra levadura aún vive. Esto muestra que nuestro cromosoma sintético es resistente y que dota a la levadura de nuevas propiedades".

Habría que hacer le un monumento a la Saccharomyces Cerevisiae

"Para mí, uno de los aspectos más excitantes es el hecho de que hayamos editado la secuencia del cromosoma natural y luego la hayamos sintetizado desde cero", afirmó Boeke. La nueva levadura funciona exactamente igual que la no modificada. En estos momentos los científicos ya trabajan en la sintesis de los otros 15 cromosomas de la levadura para comprobar los cambios. Es el primer paso de una nueva tecnología que en no mucho tiempo nos va a sorprender gratamente, estamos seguros. De momento ya nos ha alegrado la mañana, y para los tiempos que corren eso ya es una gran cosa.

 El equipo de Jef Boeke de la Universidad de Nueva York

 

Más información: