Introducción a la cocina cervecera: maridajes acertados

Introducción a la cocinera cervecera: maridajes acertados

Hasta ahora, en ocasiones especiales, siempre nos hemos preocupado por servir el vino más adecuado para cada comida. Pero, ya que nos gusta tanto la cerveza y disponemos de tal variedad, ¿por qué no aprender cuál es mejor en cada momento?

Antes de nada recordar que, igual que ocurre con el vino, no son condiciones estrictas y qué el gusto de cada uno por los diferentes estilos de cerveza son los que deben predominar a la hora de elegir. Pero en el momento de preparar una comida elegante y con clase siempre nos pueden venir bien estos consejos, además de descubrir unos maravillosos contrastes de sabores.

Una manera sencilla de combinar la cerveza con la comida sería utilizar una regla tan básica como “cervezas ligeras para comidas ligeras” y “cervezas fuertes para comidas más pesadas”. Aunque, si aun así sois más exigentes, os vamos a hablar de diferentes estilos de cerveza y su “pareja ideal”.

Fotografía: www.lasrecetasdemarlis.blogspot.com 

Las cervezas tipo Pale Ale pueden acompañar una gran cantidad de alimentos, desde ensaladas, pescados y mariscos, hasta empanadas de carnes. También combina muy bien con los sabores de carnes hechas en  la barbacoa, sobre todo hamburguesas. En el caso de las India Pale Ale, la combinación es muy similar a la de Pale Ale, aunque se puede apreciar más el sabor degustándolas con cerdo, pizzas e incluso pollo o pescado frito, sin olvidarse de los platos picantes con muchas especias que tienen una gran aceptación con este estilo de cerveza.

La Pilsner, al ser bastante suave, es ideal para sopas ligeras, ensaladas y pizzas, así como casi cualquier alimento ligero. También funcionan muy bien con pescados con alto contenido en grasas como el salmón o atún o mariscos como el cangrejo y la langosta.

Si se da el caso de querer acompañar pescados ahumados es recomendable una buena Brown Ale, así como para cerdo asado, carnes con salsa de setas o comidas abundantes, sin olvidarnos de quesos fuertes.

Para postres bastante pesados y cremosos es adecuado acompañarlos de una Bock, estilo de cerveza que también va muy bien con cordero y embutidos. Aunque lo que mejor combina para la mayoría de postres son las cervezas Lámbicas o frutales.

Fotografía: www.cervecerosdevenezuela.com

 

En el caso de querer disfrutar de los delicados sabores de la levadura de las cervezas de trigo, se pueden apreciar si preparamos una buena sopa, pasta o quesos ligeros.

 A la hora de degustar una Stout o cervezas oscuras con notas tostadas son muy bien recibidas junto a chocolate negro y pasteles de frutas dulces. ¿A quién no le gustaría estar ahora acompañado de una deliciosa tarta de queso con frambuesa y una Imperial Stout?

Fotografía: www.culturebeer.com