Italia huele a cerveza artesana

Italia huele a cerveza artesana

La feria “Beer Attraction” de Rimini se ha convertido en el escaparate más importante de las cervezas en Italia tanto a nivel nacional como internacional. El mercado extranjero, dónde la exportación italiana ha crecido un 28% en diez años, se ha convertido en el objetivo de las pequeñas y medianas cerveceras que encuentran en él un gran número de consumidores y exportadores extranjeros interesados en las cervezas provenientes de la bota. Del 20 al 23 de febrero Rimini se ha convertido en la capital italiana de la cerveza artesana.

 


Cerveza Artesana estuvimos presentes en el “Beer Attraction”
, no podía ser de otra manera. “Beer Attraction” combina la cerveza artesana y la comida de calidad, un concepto que des de Cerveza Artesana intentamos contagiar a través de nuestro Instituto de la Cerveza Artesana y nuestro brewpub Abirradero. Allí tuvimos la oportunidad de reencontrarnos con viejos amigos como Marco Tripisciano de la revista MondoBirra (foto derecha) con quién pudimos comentar el crecimiento de la cerveza artesana. También fuimos a visitar a nuestros amigos valencianos de Cerveza Tyris (foto abajo), quién (damos fe) están preparando una auténtica colonización (y no sólo de Italia!).

 

El viernes 19 de febrero, el día antes de que empezará el “Beer Attraction” también tuvimos una alegría mayúscula para el mundo de la cerveza artesana: el Parlamento italiano aprobó la definición de “cerveza artesana” para incluir en la ampliación de la ley. La necesidad de legislar la cerveza artesana es una realidad en muchos países e Italia es el primer parlamento que empieza a tramitar dicha ley. El texto aprobado (que ahora debe ser ratificado en el Senado) define la cerveza artesana como “cerveza producida en pequeñas cervecerías independientes ni sometida, durante la producción, al proceso de pasteurización ni microfiltración. Se entiende para este propósito que una cervecería independiente es una cervecería independiente a nivel legal y económico de cualquier otra cervecería, que utilice una instalación distinta a la de cualquier otra cervecería, que no funcione bajo licencia y que su producción anual no supere los 200.000hl, incluyendo en esta cantidad la producida para terceros”. Este texto puede constituir la primera piedra del gran proceso de consolidación que está empezando a vivir la cerveza artesana.