La cerveza de polvo lunar

La cerveza de polvo lunar

La nueva cerveza de Dogfish enfundada en el material con el que ILC hace los trajes de astronauta. Dogfish Head acaba de sacar al mercado una pequeña producción de cervezas denominadas "Celest-jewel-ale" (Ale-joya-celeste) elaborada con meteoritos lunares. Según la web de la compañía, han añadido el polvo lunar a una cerveza estilo oktoberfest de 5 grados de alcohol y 25 IBUS. Los meteoritos lunares están compuestos de minerales y sales que han ayudado al proceso de fermentación dotando a la cerveza de un sutil gusto a tierra (a luna?).

A los pobres meteoritos lunares primero se les machaca bien machacados antes de ser añadidos a la Oktoberfest.

Los meteoritos eran propiedad de la compañía ILC Dover, fabricante de trajes de astronauta para la NASA. La cerveza también lleva malta y lúpulo aleman, y se ha fermentado con Doggie, la levadura de Dog Fish. Al ser una producción limitada solo se puede tomar en el brewpub de Dogfish en Delaware, Estados Unidos.

Vale, Calagione ha vuelto a marcarse un tanto. Es posible que el gusto a luna esté tan solo en su imaginación, pero hay que reconocerle el mérito de haber encontrado una manera de que el mundo cervecero vuelva a hablar de Dogfish y sus recetas (empezando por nosotros mismos). Pero os vamos a contar un secreto: hacer una cerveza con meteoritos, con polvo estelar, está al alcance de cualquier homebrewer del planeta.

Calagione con su nueva creación lunar.

Cada día caen miles de micrometeoritos sobre el planeta. Solo son observables con microscopio, pero aún así su captura es sencilla. Cada día caen a la tierra varias toneladas de polvo de meteorito. Cuando ves una estrella fugaz en realidad estas observando una pequeña partícula de polvo que no suele ser mayor que un grano de arroz. Esa partícula al entrar en contacto con la atmosfera se "quema". Sus restos son los que acaban cayendo sobre el planeta.

Un micrometeorito fotografiado con microscopio electrónico.

Si quieres recoger micrometeoritos y tienes un tejado lejos de una ciudad contaminada donde el polvo estelar no pueda mezclarse con las micropartículas metálicas que se encuentran en suspensión en el aire, ya tienes medio trabajo hecho. Solo tienes que recoger el polvo acumulado en las canaletas del agua y separar las partículas metálicas con un imán de neodimio de gran potencia. 

Imágenes de micrometeoritos captadas con microscopio.

Los micrometeoritos suelen estar hechos de niquel, esa composición metálica permite que el imán los atraiga. Puedes poner ese polvo de meteorito en una bolsa de te, como Calagione, hacer una infusión en tu cerveza y decir que tu cerveza está hecha con el material primigenio con el que se formo el sistema solar. Por tanto, estarás haciendo una cerveza con materiales de 4.500 millones de años de antigüedad. La tierra es unos millones de años más joven. !Tiembla, Calagione!

Así es un micrometeorito a simple vista.