La cerveza en las antiguas civilizaciones de Babilonia, Grecia y Roma

La cerveza en las antiguas civilizaciones de Babilonia, Grecia y Roma

Desde hace siglos, la cerveza ha formado parte de la alimentación de varias civilizaciones y, de hecho, ha sido uno de los ingredientes principales. Ya hemos visto que en naciones ancestrales tales como la egipcia o la sumeria la cerveza tenía un gran protagonismo. Sin embargo, también ha estado vinculada a la dieta de muchos otros pueblos, como los babilónicos, los griegos o los romanos y, además, hay pruebas de ello. Echémosle un vistazo.  

Babilonia

Babilonia (1792 – 1595 a.C. y 626 a.C. y 539 a.C.), antiguo imperio situado en la región central-sur de Mesopotamia, es probable que heredara de los sumerios la elaboración de cerveza. Aunque estos orígenes no están del todo claros, sí que está más que probado que fabricaban cerveza. Así lo demuestra el código de Hammurabi, creado en el año 1692 a.C., donde el archiconocido rey de Babilonia recopiló una serie de leyes para evitar la subjetividad de los jueces, que pasaban a gestionar la justicia en sustitución a los sacerdotes. Entre los artículos, el 108 y el 110 regulan los castigos que se aplicarían a una mujer por consumir vino de dátiles con sésamo (así se conocía la cerveza babilónica) y los que se aplicarían a comerciantes de cerveza que no negociaran como es debido. 

Código de Hammurabi, en el Louvre de Paris

Grecia y Roma

Los griegos, por su parte, heredaron las técnicas de fabricación de cerveza de los elaboradores de Egipto, y a su vez traspasaron este conocimiento a los romanos. Sin embargo, ni la Antigua Grecia (1200 a.C. – 146 a.C.) ni la Antigua Roma (753 a.C. – 476 d.C.) dieron la misma importancia a este fermentado, pues la consideraban una bebida inferior, para el consumo de los bárbaros. De hecho, de acuerdo con la mitología griega, Dionisus, dios del vino, inundó Mesopotamia al ver que la gente allí prefería la cerveza.

Hay también otros indicios que nos demuestran la poca fama de la que gozaba la cerveza en ese entonces. Por un lado, el emperador romano Julian (Constantinopla, 331 d.C. - Maranga, 363 d.C.) compuso un poema donde exaltaba las virtudes del vino como néctar y, en cambio, acusaba a la cerveza de oler como las cabras. Por otro lado, el historiador y gobernador romano Tácito la comparó con un vino corrupto.

La razón por la que la cerveza caía en tan poca gracia en Grecia y Roma cabe buscarla en su tradición vitícola. Ambos imperios se localizaban en tierras adecuadas para la producción de vino y, además, éste se consideraba la bebida de los dioses. De todas formas, que los romanos elaboraban cerveza ha sido probado gracias a los hallazgos realizados en el asentamiento romano de Regensburg, en Alemania, fundado en el 179 d.C. por Marcus Aurelius, co-emperador del Imperio romano. 

 

Fuentes: 

  • pubs.acs.org