LaGorda Beer Factory, el nuevo brewpub de Barcelona

LaGorda Beer Factory, el nuevo brewpub de Barcelona

A LaGorda Beer Factory acuden consumidores de cerveza de todas las edades: Padres con sus hijos, abuelos, gente joven, parejas. Y eso es algo de lo que Antoni y Marc Tàpies, Hanyerim Gisep y Eloi Costas, los impulsores del proyecto, están realmente orgullosos.

El brewpub se encuentra situado en el centro del barrio de Sants de Barcelona (c/ Riego, 29). Según nos ha contado Antoni en esta entrevista, por el momento ofrecen una cerveza propia, la Gorda Summer Ale, pero su objetivo es añadir nuevas creaciones hasta ocupar los 8 tiradores que tienen. Antoni también nos ha explicado por qué decidió abrir la microcervecería, las dificultades que se encontró y cómo es su día a día actualmente. Todo eso y algo muy importante: los ingredientes que no deben faltar para garantizar el éxito de un brewpub. 

Antoni Tàpies en su microcervecería Slowbeer

 

Cerveza Artesana (CA): Bueno Antonio… ¡Brewpub en marcha! ¿Cómo han ido las primeras semanas?

Antoni Tàpies: La primera semana fue un poco probar y tantear el terreno. Fue bonito porque vino gente del barrio, y muchos están repitiendo. Se nota que les gusta el trato y la proximidad.

Tras esa semana vinieron las fiestas de Sants, y se notó bastante el pico de trabajo. Vimos también otro tipo de público: quizá más de fiesta. ¡A nivel de caja también se notó (ríe)!

Ahora hemos vuelto a la situación inicial: con los vecinos del barrio. Eso me gusta; al final los acabas conociendo. También ves que viene la gente cuando sale de trabajar, y sobre todo que estos consumidores son de todas las edades. A veces viene el padre con su hijo, una familia con sus hijos, unos abuelos. Me encanta que no se convierta especialmente en un local para jóvenes o ligado a una clase social específica.

CA: Por lo que nos dices, pues, la acogida del barrio ha sido positiva. En general, ¿Tienes que hacer de apóstol de la cerveza artesana?

AT:  Hay consumidores que repiten y que ves que les gusta esto de la cerveza artesana; vemos como miran la carta y deciden ellos mismos cuál tomar. Más o menos intuyen qué cerveza es.

Sin embargo, hay otro tipo de público que no conoce bien el producto, cosa totalmente entendible. Ahí hacemos de apóstoles. Entonces nosotros les explicamos un poco cada cerveza e incluso a veces les damos a probar un poco. De hecho, esto último es muy importante. Obviamente, también hay algunos clientes que vienen y te dicen: “Ponme una caña” o “Ponme una Estrella”. Cuando sucede esto, tenemos que explicarles que aquí no tenemos este tipo de producto, pero que pueden probar otra, por ejemplo la que hemos elaborado nosotros. Muchas veces hay una cerveza artesana que les acaba gustando.

CA: ¿Y os habéis encontrado incluso con algún consumidor que os haya dicho que si no tenéis Damm o Estrella no quiere ninguna cerveza?

AT: Sí, también. Siempre hay alguno que te lo dice…

CA: ¡Vaya… Ahí ya no se puede hacer nada! Por cierto, ¿Qué motivos te llevaron a entrar en el sector?

AT: A mí lo que me fascinaba era elaborar cerveza. Estuve un par de años probando muchos estilos, y me sentía muy cómodo en casa elaborando cerveza para mis amigos y familiares. Además, en ese momento no tenía trabajo y no sabía muy bien hacia donde ir. Entonces pensé que me gustaría que elaborar cerveza se convirtiera en mi negocio. En ese momento, sin embargo, me imaginé como alguien que producía cerveza en una fábrica, pero la idea fue madurando. A medida que fui viendo la realidad y la idea se fue asentando, vimos que lo mejor era montar un brewpub y acoger también esa parte de hostelería.

CA: ¿Una vez tomada esa decisión de montar el brewpub, qué os llevó a contar con Cerveza Artesana y su marca registrada de microcervecerías Slowbeer?

AT: Estuve mirando y en un principio me parecía excesivo no coger maquinaria de un sitio que no fuera próximo a mí. Entonces estuve mirando también que había algunas marcas que hacen maquinaria más grande, pero quizá no eran tan fiables. A mí me interesaba instalar una fábrica y que me enseñaran. Era importante saber que yo siempre puedo llamar en el caso de que tenga algún problema. Por eso preferí una empresa que estuviera cerca y fuera próxima.

Las salas de cocción Slowbeer y los fermentadores de LaGorda Beer Factory

CA: A la hora de plantearse abrir el brewpub, ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta?

AT: Al principio siempre se tiene que mirar un poco la inversión que tienes que hacer, puesto que es una inversión importante. También hay otros aspectos a tener en cuenta como el hecho de asegurarte de que el sitio donde quieres establecerte te permite sacarte todos los permisos. Nosotros queríamos establecernos en otro sitio y nos lo tiraron atrás, simplemente por un pequeño detalle que un ingeniero no tuvo presente. Primero, pues, debemos asegurarnos que los permisos y la instalación eléctrica estén en regla. Nosotros también tuvimos que cambiar toda la instalación, y los de Endesa se pusieron tontos con muchas cosas. Hasta una semana antes de la fecha de apertura, no teníamos luz.

Sin embargo, lo más importante para tirar adelante el negocio es elaborar una cerveza de calidad, buena, y ser amigable y tener un buen trato con la gente. No hay que pensar sólo en el dinero; está claro que debes intentar no arruinarte durante el primer año.

CA: ¿Así que la calidad de las cervezas y el buen trato son los puntos fuertes para garantizar el éxito?

AT: Exacto, y también es muy importante tener pequeños detalles con los clientes. Si puedes tener algo de comida y que ésta esté buena, mucho mejor.

CA: ¿Así es cómo queréis hacerlo vosotros?

AT: Sí, no tenemos una gran cocina, pero nos gusta experimentar e intentamos combinar cosas. Ahora estamos intentando sacar bocadillos calientes con una pequeña plancha que tenemos. También estamos creando salsas de cervezas para añadirlas a éstos. Intentamos hacer distintas salsas con cervezas, por ejemplo, tostadas o belgas. Salen buenas, pero luego se tienen que integrar con los otros ingredientes del bocadillo. Quizá eso no es tan fácil, pero buscamos esos pequeños detalles, con toques especiales.

CA: Actualmente disponéis de 8 tiradores, y en uno de ellos ya tenéis pinchada vuestra Summer Ale. ¿Cómo es esta cerveza?

AT: Es una cerveza rubia, con unos sabores un poco afrutados al principio, pero no tanto como los de una IPA, ya que el nivel de lúpulo no es tan exagerado. El final también es un poco amargo, aunque tampoco tanto como una IPA. Asimismo, es poco alcohólica y refrescante.

CA: ¿Tenéis pensado incorporar más creaciones vuestras a corto plazo?

AT: Nuestra idea es empezar con 3 o 4 recetas e irlas fabricando. Habrá unas personas que se dedicarán más a la elaboración, y otras que estarán más a la orden del día sirviendo. Nos gustaría, sin embargo, llegar a ocupar nuestros 8 tiradores con creaciones nuestras.

A muy corto plazo nos gustaría hacer una Black IPA, y otra que estamos gestando: una rubia suave con un poco de trigo, con lúpulos afrutados, como el Citra, el Amarillo o el Calypso. A esta receta queremos añadirle kiwi, supongo que a través de un dry-hop. No hemos elaborado nunca con fruta, así que seguramente primero lo haremos a pequeña escala a ver cómo queda.

CA: ¿Cómo es el día a día de un brewpub?

AT: Ahora abrimos aproximadamente a las 17.30h, hasta las 00h normalmente. Si llega un grupo grande quizá nos quedamos hasta más tarde. Los viernes y sábados alargamos hasta las 2 de la madrugada, y los domingos abrimos de 18 a 00h. Últimamente, al menos yo, tengo un par de horas libres y vengo aquí. Así es mi vida: voy de la cama al bar casi. De momento, sin embargo, lo hago con muchas ganas. Poco a poco, cuando pillemos la rutina, ya haremos más turnos y habrá más días de descanso. De momento, ¡A tope!

CA: Vamos terminando. Acabamos con un consejillo: ¿Qué le diríais a alguien que no haya probado nunca la cerveza artesana para animarlo a hacerlo?

AT: Yo le diría que estará descubriendo la cerveza de verdad. Verá que no tiene nada que ver con lo que ha bebido hasta ahora. También le diría que estuviera abierto a probar cosas nuevas. Nunca puedes decir que algo no te gusta si no lo has probado. Hay mucha gente que llega y se pide una caña; en ese momento es importante que le demos a probar alguna cerveza artesana. Si igualmente no le convence ninguna, siempre podemos encontrar alguna Pilsen pero hecha con otro criterio. 

.

.