Las mejores cervezas que puedes beber cuando hace frío: las winter seasonal beers

Las mejores cervezas del frío: las winter seasonal beers

Las cervezas de temporada invernal son cervezas que, por sus características, evocan esta estación del año, y nos recuerdan también al frío y a la Navidad. Recientemente os hemos hablado de las cervezas de Navidad, os hemos ofrecido un par de recetas y os hemos presentado también algunas cervezas navideñas españolas. Sin embargo, ¿Cuál es el carácter de este grupo heterogéneo de cervezas? ¿Comparten algunas características en común? Para descubrirlo hemos acudido al BJCP, que nos explica detalladamente cómo debería ser la Winter Seasonal Beer perfecta.   

Aroma

Las cervezas de temporada invernal permiten un gran abanico de aromas, aunque muchas nos recordarán a galletas navideñas, pan de especias, pudding, abetos o algunas especias. De hecho, se acepta cualquier combinación aromática que rememore a la Navidad. La base de la cerveza, sin embargo, suele tener un perfil maltoso, cosa que le da equilibrio a un fermentado repleto de aromas especiados y otros ingredientes especiales.

Asimismo, la adición de algunas materias primas durante la fermentación (Miel, sirope de arce, melazas) pueden conferirle a la cerveza un perfil aromático único. En este tipo de cervezas, los aromas procedentes del lúpulo suelen ser sutiles o incluso pasar desapercibidos. Es opcional darle también a la Winter beer un toque afrutado, a menudo derivado de pieles secas de cítricos, o de fruta desecada, como ciruelas.

El aroma a alcohol puede ser perceptible en algunos casos, aunque estamos ante una característica no muy frecuente.

En general, el aroma debe de ser balanceado, armonioso y justamente complejo, con mucha drinkability

Apariencia

Las cervezas de invierno suelen tener un color que va del ambarino al marrón oscuro, aunque predominan en general las oscuras. Suelen ser también cristalinas, aunque en los ejemplos más oscuros de Winter Beers se acepta una cierta turbidez. En general, la capa de espuma suele ser densa, uniforme, con un color entre blanco pálido y bronceado.

Sabor

Las cervezas de temporada invernal tienen muchos perfiles de sabor, pues el cervecero tiene mucho margen para jugar con su creatividad. El único requisito es que el producto final quede balanceado y un tanto especiado. Es muy habitual también percibir sabores relacionados con las especias navideñas, tal y como se ha comentado en la sección de aroma. Tanto estas especias como los fermentables opcionales suelen acompañar a la cerveza, y combinan perfectamente con su base.

En general, el sabor que se percibe es rico, maltoso y un tanto dulce (debido a las mismas maltas), y puede incluir notas a caramelo, tostado, nuez o chocolate, así como frutas secas o pieles de éstas, como piel de naranja o limón, ciruelas o higos.

De todos los ingredientes que se suelen añadir en la fermentación de la cerveza, en este estilo predominan productos como la miel, el azúcar moreno o la melaza, aunque todos ellos no son de carácter obligatorio. También son opcionales algunas notas a abeto u hojas perennes. Como vemos, las Winter beers admiten un amplio abanico de ingredientes especiales. Sin embargo, todos ellos tienen que complementar el perfil de la cerveza, y nunca tienen que resaltar en exceso. Si así fuera, desequilibrarían su carácter. Por último, el sabor y amargor procedente del lúpulo generalmente tienen un papel secundario, para que así no interfieran con las características especiadas y especiales de los ingredientes añadidos.

Por último, el final es lleno y agradable, a menudo con un carácter un poco alcohólico. Las notas tostadas de las maltas no son habituales, y en todo caso no sobrepasarían el sabor achocolatado.

Sensación en boca

Las Winter beers suelen tener bastante cuerpo. La carbonatación es entre baja y moderadamente alta. Asimismo, algunos ejemplos de este estilo han sido envejecidos, o incluso muestran un cálido volumen alcohólico (sin excesos).

Impresión general

Las cervezas de temporada invernal son fuertes, oscuras y especiadas, con un cuerpo enriquecido y un final cálido, convirtiéndose así en el compañero perfecto de la estación de invierno.

Comentarios

El equilibrio es la clave de una buena cerveza invernal. Los ingredientes especiales solo tienen que complementar la base de la cerveza, y nunca abrumar sus características organolépticas. El catador, siempre que pruebe una, tiene que reconocer si la combinación entre la base de un estilo de cerveza y los ingredientes adicionales que ha dado como producto final una Winter beer, es adecuada o no.

Si la cerveza base pertenece a un estilo clásico, el fermentado debería predominar en sabor y aroma. Cualquier especia, hierba o fermentables adicionales añadidos deberían ser perceptibles, aunque no es necesario que sea de forma individual. En otras palabras, un catador tendría que percibir la cerveza como especiada, pero no sería necesario que identificara cada especie en concreto.

Historia

La historia ha marcado como tradición que las cervezas de un nivel alcohólico considerablemente alto y con mucho cuerpo se tomen en invierno, durante la Navidad, cuando los amigos de toda la vida se juntan para disfrutar de la estación.

Muchas cervecerías producen cervezas de temporada invernal únicas, que pueden variar en función de la oscuridad, su fuerza o el nivel de especies, y que en general tienen mucho más carácter que el resto de sus producciones. Los ejemplos especiados de Winter beers provienen de América y Bélgica, mientras que la tradición de los ingleses y los alemanes dictamina que no usen especias. 

Ingredientes usuales

En general, las Winter beers suelen ser de fermentación alta, aunque también existen algunas Dark Strong Lagers. Sea como sea, los ingredientes que no pueden faltar son las especias, sobre todo aquellas que evocan a la Navidad, como los clavos, la pimienta de Jamaica, la nuez moscada, el jengibre o la canela. Sin embargo, se aceptan infinitas combinaciones, pues la creatividad es también un ingrediente esencial en este estilo. Se pueden usar también piel de determinadas frutas, como de naranja o limón, así como añadir otro tipo de frutas. Entre los adjuntos que a menudo se usan, podemos encontrarnos con azúcar moreno, miel, jarabe de arce o melaza.

Por último, las maltas que más se usan son las cristal, particularmente aquellas que añaden unas notas acarameladas o a fruta negra.  

Características generales

La densidad inicial y la final, los IBUs, el color y el nivel de alcohol dependerán en gran medida del estilo que se escoja como base de la cerveza. En general, el alcohol suele ser del 6%, y la mayoría de ejemplos son un tanto oscuros en color.

Ejemplos comerciales

Extranjeras como la Goose Island Christmas Ale o la Breat Lakes Christmas Ale, o nacionales como la Sullerica Edición Especial Navidad o la Malaqa Edition Xmas RGB.

.

.