Los mil y un estilos de IPAs: ¿Todos tienen sentido?

Los mil y un estilos de IPAs: ¿Todos tienen sentido?

Estados Unidos lleva años sumergido en una búsqueda frenética de nuevos estilos de cerveza. Una de las primeras gran revoluciones que protagonizaron fue la reinvención de las IPA y la sustitución de la palabra inicial English por American.

Lo hicieron con razón: las American IPA presentan unas diferencias claras respeto a sus hermanas británicas. Tienen un carácter a malta más suave, con menos notas a caramelo, pan y tostado; incorporan sus propios lúpulos (denominados los del “Nuevo Mundo”) y exhiben menos ésteres derivados de la levadura. También se suelen caracterizar por un cuerpo más ligero y una balanza que se decanta hacia el lúpulo, cuando históricamente siempre se ha buscado el equilibrio entre el perfil de la malta y el del humulus lupulus.

La denominación “American IPA”, pues, tiene todo el sentido del mundo.

No obstante, Estados Unidos (EUA) sigue en su frenesí constante y siempre se saca de la manga algún elemento diferencial para crear una nueva IPA: centeno, trigo, especias, maltas tostadas…

Hasta el BJCP, la entidad de certificación de jueces de cerveza reconocida a nivel mundial, parece haberse sumado a la inercia, incorporando un buen puñado de nuevas IPA en la actualización de 2015 de su Guía de Estilos.

Pero, ¿tienen sentido tantas nuevas variedades de IPA?

Una de las últimas incorporaciones a la larga lista de India Pale Ales parece ser la Vermont IPA, una versión de la ya conocida West Coast American IPA con un perfil más afrutado y cítrico en sabor, así como un aspecto más turbio. Las diferencias en el perfil organoléptico residen en el uso de nuevas variedades de lúpulo, como el Citra, el Mosaic, el Equinox o El Dorado.

Las Vermont IPA tienen sus orígenes en Nueva Zelanda, Australia y el estado norte-americano de Vermont.

¿Es bastante fuerte el elemento distintivo de las Vermont respecto las West Coast, como para considerarse un nuevo estilo? El debate está servido.

Por todas estas razones, nos parece realmente interesante hacer un repaso a todos los sub-estilos de IPA existentes y reconocidos a nivel mundial, ya sea popularmente u oficialmente.

En varios casos te irá bien tener a mano la Guía de Estilos del BJCP. Como verás, algunos estilos se diferencian entre sí por matices que cuestan de reconocer. 

Si tras leer la lista quieres añadir algún otro estilo de IPA, adelante. Si eres lo suficientemente valiente, también puedes mojarte si piensas que alguna variante no debería considerarse un estilo como tal. 


English IPA

La madre patria de la IPA. No necesitan mucha presentación; la leyenda dice que, hacia finales de 1700 y principios de 1800, los ingleses crearon una Pale Ale con más alcohol y más lúpulo para que resistiera el viaje hacia la India.

Son cervezas lupulizadas, moderadamente fuertes, con un final seco y el predominio del lúpulo en el sabor y aroma. Aunque son menos afrutadas y acarameladas que las Pale Ale o Bitters inglesas, sí que se caracterizan por un perfil maltoso más pronunciado que sus allegadas americanas.

Incluido en el BJCP: Sí.

 

American IPA

La reinterpretación americana de la IPA inglesa. Como bien dice el BJCP, tiene menos carácter “inglés” en lo que a malta, lúpulo y levadura se refiere. Eso significa que encontrarás un perfil menos marcado por el caramelo, el pan y el tostado procedentes de la malta, así como un perfil a lúpulo americano y menos presencia de ésteres. Como te decíamos al principio, tiene menos cuerpo y la balanza entre malta y lúpulo tiende hacia el segundo. También tienen más alcohol.

Incluido en el BJCP: Sí.

 

Double IPA

Como estilo nació en 1990, y fue la respuesta a una tendencia hacia productos intensos, que iban más allá de todo lo que existía en Norte-América.

Son cervezas con un nivel de amargor y un volumen alcohólico superior a las English y American IPAs. También se suelen comparar con las Barlerwine, pues presentan sus similutdes. Sin embargo, las Double IPA son menos maltosas, con menos cuerpo y con un perfil a lúpulo más marcado. El alcohol no es tan elevado como el de las Barleywine, ya que la bebilidad es un objetivo fundamental de las Double.

Las Double IPA fueron el tiro de salida de la innovación y la creación entorno a las IPA.

Incluida en el BJCP: Sí.

 

Belgian IPA

¿Te imaginas el carácter especiado y afrutado derivado del uso de levadura belga, unido a las características de una American IPA / Double IPA? Entonces te estás imaginando como es la versión belga de las IPA. En el BJCP dicen que se trata de una “fusión de las American IPA y las Belgian Golden Strong Ale o Tripel”.

Los ejemplos belgas suelen parecerse a una Tripel con un nivel de lúpulos superior. En general, son más especiadas, fuertes, secas y afrutadas que una American IPA.

Incluido en el BJCP: Sí.

La cerveza Le Freak de Green Flash Brewing Co.

West Coast American IPA

De momento el BJCP ignora a este estilo de cerveza, a pesar de que su nombre ha traspasado fronteras y océanos. Se caracterizan principalmente por un prominente carácter a lúpulo, la ausencia de perfil maltoso y por ser bastante secas. De forma muy apropiada, a veces se las ha considerado las “hermanas seductoras” de las IPA, con intensos aromas a cítricos y a pino, originados por el lúpulo.

Incluido en el BJCP: No.

 

Vermont IPA

Como te comentábamos en la introducción de este artículo, estamos ante una versión de la West Coast American IPA con un carácter más afrutado y cítrico. En inglés lo describen también como “juicy”, haciendo referencia al perfil a jugo de frutas que exhibe.

El estilo principalmente se diferencia de las West Coast porque suele ser de aspecto turbio y durante la elaboración se pueden añadir frutas. Los lúpulos también son diferentes y suelen pertenecer a las nuevas variedades, más tropicales y cítricas y con menos alfa-ácidos. E aquí algunos ejemplos: Equinox, El Dorado, Galaxy, Nelson Sauvin o Azacca.

Incluido en el BJCP: No.

 

Black IPA

Podría perfectamente tratarse de una American o una Double IPA con un perfil moderado / sutil a tostado, similar al que podríamos encontrar en una Schwarzbier. Sin embargo, no esperes encontrarte con las notas a café, tostadas y torrefactas de las Stouts y las Porters. Las Black IPA tienen menos cuerpo y mayor bebilidad.

Incluido en el BJCP: Sí.

 La Dark Elves, la IPA de la cervecería Abirradero

White IPA

Versión más afrutada y especiada de la American IPA, con un color más claro, menos cuerpo, y con el protagonismo de la levadura y/o las especias usuales de una Belgian Witbier. Mantienen el amargor y el sabor a lúpulo de las American IPA, aunque en un nivel algo más sutil.

Entre los ingredientes, destacan la malta pale, la levadura belga y los lúpulos cítricos americanos. A diferencia de las Belgian IPA, también se usa malta de trigo.

Incluido en el BJCP: Sí.

 

Brown IPA

Híbrido a medio camino entre una American IPA y una American Brown Ale. De la primera mantiene el carácter lupulizado y amargo, así como la fuerza alcohólica. De las American Brown Ale coge el perfil moderado a malta, sobre todo en lo que se refiere a sabores a caramelo, chocolate, tofe y/o frutos oscuros.

Aunque mantiene el final seco y el poco cuerpo que hacen de la IPA una cerveza con mucho drinkability (bebilidad), tienden a exhibir un sabor más maltoso (que no dulce).

Incluido en el BJCP: Sí.

 

Red IPA

De marrón a rojo y tiro porque me toca. Las Red IPA son tan amargas, lupulizadas y fuertes en alcohol como las American IPA, pero con un carácter a malta moderado, sobre todo en lo que se refiere a sabores a caramelo, tofe y/o frutos oscuros. También son tan bebibles como las IPA, con su final seco y su cuerpo pobre, aunque son más maltosas que una American IPA (sin ser dulces).

Aunque la Red IPA presenta unas impresiones generales muy similares a la Brown IPA, el BJCP no la compara con las American Brown Ale, sino con las American Strong Ale y las American Amber Ale. Destaca que el perfil maltoso y el cuerpo son más pobres en relación a las American Strong Ale, mientras que son más fuertes y más lupulizadas que las American Amber Ale.

Incluido en el BJCP: Sí.

 

Rye IPA (IPA de centeno)

La presencia de hasta un 20% de Centeno marcan la diferencia en este estilo. El equilibrio sigue decantándose hacia el lúpulo, con un perfil de fermentación limpio, un final seco y limpio y un protagonismo justo de la malta, que permite que destaque el carácter del lúpulo.

Suelen ser más secas y ligeramente especiadas que las American IPA, con el perfil amargo y especiado del centeno más perdurable al paladar.

Incluido en el BJCP: Sí.

 

IPA argenta

Este estilo nació en 2013 y fue creado por la asociación Somos Cerveceros de Argentina. Difiere de la American IPA en sus ingredientes, pues incorpora el trigo y los lúpulos argentinos, con sus características de sabor y aroma cítricas únicas. Los lúpulos argentinos también pueden impartir un carácter floral, herbal y algo resinoso.

Incluido en el BJCP: Sí.


Sour IPA

Estilo recién nacido. ¿Te imaginas casar dos sabores tan dispares como el amargo y el ácido? Si lo haces tendrás a las Sour IPAs, que también se suelen caracterizar por un carácter afrutado.

Incluido en el BJCP: No.

 


¿Qué te parecen todas estas variantes de IPA? ¿Añadirías alguna más al listado? ¿Quitarías alguna por falta de lógica? 


Fuentes: www.cronachedibirra.it