Manual para hacer cerveza en casa con latas de malta preparada

Manual para elaborar cerveza con latas de malta preparada

¿Cómo hacer cerveza casera? Las latas de malta preparada son, sin duda, la mejor opción para elaborar cerveza en casa. Estas latas están compuestas por malta y lúpulo, por lo que como elaborador de cerveza puedes prescindir de varios pasos de la fabricación, y centrarte tan sólo en la fermentación. ¿Es más sencillo empezar así, verdad?

Primero de todo, sin embargo, escoge tu kit para hacer cerveza en casa

Algunos botes de malta preparada

Algunos botes de malta usuales


A continuación, pues, os detallamos las instrucciones paso a paso para elaborar con maltas preparadas: 

1. Asegúrate de que tienes todo lo necesario para elaborar cerveza. No sólo tu kit con todas las herramientas, sino también dextrosa o azúcar, agua mineral, botellas y un lugar adecuado donde la cerveza fermente y madure. 


2. Prepara algún recipiente donde puedas añadir agua y esterilizante, para así esterilizar continuamente las herramientas. Los kits de elaboración suelen incluir algún tipo de esterilizante, como Chemipro OXI o metabisulfitos. Lo ideal sería que esterilizaras cada herramienta antes de usarla. La cantidad ideal a diluir es 4 gr de chemipro por cada litro de agua o 1-2gr/l de metabisulfito (+ 0,5g/l de ácido cítrico) . Tras cinco minutos, ya podrías esterilizar cada herramienta.

IMPORTANTE: Hay esterilizantes que no precisan de enjuagado posterior de las herramientas. Sin embargo, por precaución, después de esterilizar cada herramienta te recomendamos que enjuagues bien los utensilios.


3. Coloca la lata de malta en una olla u otro recipiente junto con agua, y caliéntalo todo a modo de “baño maría”. Así la mezcla se volverá más líquida.


Consulta este vídeo si quieres un "paso a paso" visual


4. Abre el bote y coloca todo el contenido de la lata de malta en una olla u otro recipiente, con aproximadamente tres litros de agua. Hierve la mezcla y asegúrate de que quede bien mezclada. Añade también azúcar dextrosa o extracto complementario (el doble de cantidad respecto la dextrosa). A nivel de sabor, es preferible la dextrosa. También puedes usar el azúcar común (en cantidad a añadir es igual a la dextrosa), aunque puede generarte aromas no deseados y aumentar el nivel de alcohol de tu elaboración. Las cantidades a añadir de azúcar dextro u extracto (suele ser 1 kg) están especificadas en cada bote de malta.


5. Vierte el contenido de la olla al fermentador. ¡ATENCIÓN! Somos pesados con la esterilización, pero hacerla continuamente es indispensable. El fermentador también se tiene que desinfectar. Para ello, llénalo con tres o cuatro litros de agua y añádele la cantidad adecuada de esterilizante (según las cantidades arriba mencionadas).  Agítalo bien con la tapa puesta hasta que creas que la mezcla ha impregnado todo el fermentador. Desecha el agua con el esterilizante y enjuaga el fermentador con agua sin cloro.


6. Llena el fermentador con agua fría sin cloro, alcanzando aproximadamente los 22 litros totales. Como indicador, es preferible añadir agua hasta alcanzar la densidad indicada en el bote de malta, o la densidad deseada. Remuévelo todo con el removedor largo previamente esterilizado.


7. Utiliza el densímetro para asegurarte que has alcanzado la densidad indicada en la lata de malta (OG- Original Gravity). Si la densidad es inferior, sigue añadiendo agua. Si es superior, puedes optar por hervir todo el mosto, aunque te aconsejamos proceder con la elaboración por la molestia que supone la cocción de los 20-25 litros.


8. Esparce la levadura incluida en tu kit o en la lata de malta preparada por el mosto. No es necesario que la remuevas.


9. Tapa el fermentador y coloca el airlock para evitar la entrada de agentes contaminantes.


10. Coloca el fermentador en algún espacio oscuro con una temperatura constante de entre 17 y 24ºC.


11. La fermentación dura en general entre 5 y 7 días. Usa el densímetro para comprobar que la densidad no varía en dos días. El hecho que no varíe significa que la fermentación ha terminado.

 

12. ¡A embotellar! Recuerda sobretodo esterilizar las botellas, las chapas y la chapadora antes de realizar el embotellado y el chapado. Puedes usar botellas recicladas o adquirir algunas en nuestra tienda. En este paso también tienes que realizar el priming (añadir azúcar o dextrosa a la botella). Usa el dosificador de azúcar, pues te dosifica las cantidades para botellas de 33,50 y 75 cl (normalmente son 6gr por litro). 


13. Deja madurar la cerveza durante aproximadamente 3 semanas, a unos 20ºC aproximadamente.


13. Sólo te queda un paso: ¡A beber!

 

¿Te han servido estas instrucciones? Deja en comentarios todas tus dudas y te las responderemos tan rápido como podamos. También puedes acudir a nuestro foro y preguntar tus dudas a tus compañeros.

Y, por cierto, cuando te sientas lo suficientemente preparado como para elaborar a nivel “todo-grano”, recuerda que disponemos de kits completos o de las herramientas complementarias necesarias, que suplementarán tu kit y te servirán para elaborar cerveza sin saltarte ningún paso.


Además, para mejorar tu experiencia, también te facilitamos recetas prediseñadas. Estas recetas vienen tanto con las instrucciones como con los ingredientes exactos para elaborar un estilo concreto de cerveza. ¿Quién dice que es complicado fabricar cerveza en casa? 

.

.