Quana Beer: "Elaboramos cerveza con las maltas obtenidas de la cebada cosechada en nuestro campo"

Quana Beer

La Sierra de Can Quana custodia las cervezas que se producen en la microcervecería de Quana Beer, una empresa familiar situada en la Ametlla del Vallès (Barcelona).

Nonna y Anselmo Hernández y Jaume Cayetano son los responsables de la micro. Según nos explican, disponen de un campo de cebada. Tras la cosecha de verano, envían el cereal a Alemania para maltearlo y, posteriormente, elaboran las cervezas con sus propias maltas. 

Disponen ya de tres cervezas: una APA, una Stout y una Dubbel. Las tres están ya a la venta en su página web, y han sido fruto de varios años de elaboración casera y de perfeccionamiento de sus recetas.

A continuación conocemos un poco más a estos productores de cerveza que justo estos días están arrancando en el sector. ¡Desde ahora ya les deseamos muchísima suerte!

De izquierda a derecha, Anselmo, Jaume y Nonna 


Cerveza Artesana: ¿Qué es lo que os impulsó a entrar en el sector de la cerveza artesana?

QuanaBeer:  Todo empezó cuando Jaume pensó que podría montar una web de venta de cervezas, aunque no le acababa de encontrar la gracia.

Paralelamente, Anselmo se compró una finca con un campo. Su idea inicial era hacer vino, pero entonces supimos que el anterior propietario plantaba cebada. Ahí fue cuando vimos la oportunidad: Si Jaume quería vender cerveza, y Anselmo tenía una finca donde se conreaba cebada… ¿Por qué no encajar los dos conceptos, y hacer cerveza?

Entonces fue cuando nos apuntamos a un curso de Braumeister que impartíais vosotros. En ese momento vimos el proceso un poco difícil, y todo quedó en el aire. De eso hace casi 3 años. Sin embargo, las siguientes Navidades nos regalaron un kit de producción de cerveza casera. Nos gustó tanto que empezamos a elaborar cerveza prácticamente cada 15 días. Después nos compramos una Braumeister pequeña.

 

C.A: ¿Cada 15 días? ¡Los resultados deberían ser buenos!

Q.B: Empezamos a ver que, de las cervezas que hacíamos, había algunas que estaban realmente bien. Además, probábamos otras cervezas artesanas que se comercializan, y decíamos: “pues las nuestras están también a muy buen nivel si las comparamos con éstas”.

Fue entonces cuando decidimos tirar adelante, y encontramos esta nave. Casualmente, estaba muy cerca del campo y también de nuestra casa: era, pues, una pieza más en todo el encaje. Tras obtener la nave, Nonna decidió dar un cambio profesional. Entonces nos dimos cuenta de que era ella el ingrediente final para poder trabajar y poner en marcha el tema de proyectos, administrativo y de ayuntamientos. La micro tiraba adelante.

 

C.A: ¿Qué os hizo decantar en ese momento por la microcervecería Slowbeer?

Q.B: Al principio miramos una máquina de segunda mano, una Braumeister de 200 litros, pero el precio que nos decían no nos acababa de encajar. Después fue cuando fuimos a preguntaros, porque sabíamos que vendíais Braumeister y habíamos hecho el curso con vosotros.

Pensamos que nos podríais ayudar a poner en marcha todo esto, porque al fin y al cabo cuando quieres montar un proyecto así estás muy perdido en muchas cosas. Entonces pudimos ver que la Slowbeer tiene un mejor rendimiento y que podíamos hacer mejores cervezas con ella que no con la Braumeister. Verdaderamente estamos convencidos de que es así, y que la Slowbeer funciona mucho mejor: sacamos mucho más volumen y salen cervezas mejor acabadas.

También estamos muy agradecidos por el soporte que nos disteis a la hora de diseñar todo esto. Nosotros hemos hecho el diseño, pero vosotros nos disteis muy buenos consejos. Nosotros los aplicamos, y Nonna se encargó de acabar de cerrar estos diseños.


 

C.A: ¿Habéis encontrado alguna dificultad a la hora de dar el salto de la producción casera a la profesional?

Q.B: Nosotros creemos que, si llevas un orden, cuando haces una receta sabes lo que estás haciendo y, por lo tanto, solo te tienes que adaptar a los litros. Igualmente, para adaptarnos al principio con la sala de cocción contamos con Daniel Fermun. Asimismo, sí que es cierto que nos costó el cambio de lúpulo: siempre habíamos trabajado en flor, y al pasarnos al pellet alguna receta patinó. Alguna cerveza incluso se amargó, pero ya lo hemos conseguido arreglar (ríen).

La APA, la Dubbel y la Stout de Quana Beer // Fotografía: Web Quana Beer


¿Con qué cervezas saldrá al mercado Quana? 

Q.B: Saldremos al mercado con 3:

  • Una American Pale Ale, llamada Bar28.
  • Una American Stout que es la ISR31.
  • Una Dubbel, que es la TR25.

También tenemos una American IPA que saldrá próximamente a la venta y  estamos perfilando una Red Ale. Asimismo, cada año sacaremos una cerveza que se llamará Selección Especial.

 

C.A: Bar28, ISR31, TR25… ¿De dónde vienen esos nombres?

Q.B: Nosotros poníamos y ponemos nombres a las pruebas que vamos realizando. Normalmente creamos siglas a partir del estilo de cerveza que estamos elaborando, y les añadimos el número de la receta por el que vamos. Ahora ya vamos por la 35.

Así, la Bar28 inicialmente fue una Belgian Ale Receta 28. Finalmente, modificamos la fórmula, quitamos unos ingredientes y añadimos otros. Finalmente hicimos una APA, pero hemos mantenido el nombre original. Al fin y al cabo, todos nos decían: ¡Ponme una Bar28!

La TR25 era originariamente una Trippel (Receta 25), pero ha acabado siendo una Dubbel. En cuanto a la ISR31, primero se trataba  de una Imperial Stout. Ahora es una Stout. Los cambios se deben a las personalizaciones que les hemos ido aplicando a lo largo del tiempo, y que nos han servido para perfilar la cerveza que estábamos buscando.

 

C.A: ¿Y cuál es el perfil de estas cervezas?

Q.B: La APA tiene un punto amargo, y es cítrica, aromática y refrescante. Siempre decimos que tiene un punto amargo porque es de estilo americano. Nuestras cervezas, en general, siempre tienen un poquito de amargor.

La Stout es cremosa, y se le notan los aromas y sabores a maltas tostadas. Además, te deja un regusto en boca muy agradable. No es, digamos, una cerveza negra descafeinada, sino fuerte.

Por último, la dubbel es mucho más dulce. Tiene un aroma muy maltoso, y en sabor notas el dulzor. A la vez, es equilibrada y con cuerpo.

 

C.A: Habéis mencionado antes que sacaréis cada año una cerveza Selección Especial. ¿Qué hará a esta cerveza tan especial?

Q.B: La receta será diferente cada vez, ya que elaboraremos la cerveza con una selección de las mejores maltas de nuestro campo.  Asimismo, también añadimos nuestras maltas a la Stout, la Dubbel y la APA, en función de si tienen el perfil adecuado.

 

C.A: ¿Cómo lo hacéis para maltearlo?

Q.B: Nuestra cebada es de verano. La sembramos a finales de diciembre o principios de enero. La cosecha tiene lugar en julio aproximadamente. Cuando llega este mes, contractamos un tractor. Una vez está cosechada la cebada, la enviamos a maltear a Alemania.

Nuestro malteador, entonces, nos recomienda conseguir un tipo de malta o otra. El tipo de malta depende de la cosecha: en función de la lluvia, el contenido de humedad que lleva la malta varía. De esta forma, conocemos el perfil de nuestras maltas y sabemos si podemos usarlas para elaborar la mayoría de nuestras cervezas. Si un año alguna no nos sirve, la tendremos que comprar. 


C.A: Por lo tanto, si no conseguís las maltas que necesitáis de vuestro campo para elaborar la Stout, la Dubbel o la APA, las compraréis.

Q.B: Exacto. El objetivo es que la receta de las cervezas no varíe. 

 

C.A: Y, en cambio, la Selección Especial recogerá las características específicas de la malta que hayáis conseguido cada año.

Q.B: Eso mismo. Su carácter está 100% condicionado a la cosecha. En función de las maltas, buscaremos la mejor receta.

 

C.A: Vuestras cervezas empiezan en el campo pues.

Q.B: Exacto. Todo empieza en el campo. Tenemos que escoger el tipo de cebada que plantamos, y tener en cuenta que tenemos que estudiar el abono y el tratamiento del terreno. Todo ello influye.

 

C.A: Vamos terminando. ¿Cómo os planteáis la venta?

Q.B: En principio nos centraremos en lo que es la provincia de Barcelona, sobre todo en el Vallès Oriental y el Maresme. También queremos dedicarnos a la venta online. Así todos los que quieran podrán probar nuestras cervezas. Solo haremos envíos, sin embargo, dentro de la Península. Toda esta venta la haremos a través de nuestra página web: http://www.quanabeer.com

También nos gustaría vender directamente desde la nave: que la gente venga, vea nuestras instalaciones y compre el producto directamente desde aquí. Hacerlo así sería lo ideal: negocio 100% local.

 

C.A: Por último, ¿Qué planes de futuro tenéis?

Q.B: Las instalaciones están diseñadas con la idea de que, en un futuro no muy lejano, podamos crecer sin realizar ningún cambio. Nuestro objetivo este año, asimismo, es vender 8.000 litros.

De todas formas, nuestro objetivo es ir creciendo poco a poco. Estamos en un mercado creciente, y también somos pequeños: solo trabajamos los fines de semana en la fábrica, y el sábado y el domingo tampoco da para hacer más a día de hoy. Si las cosas van bien, nuestro planteamiento laboral probablemente cambiará.

 

C.A: Mucha suerte pues en vuestro proyecto. ¡Seguro que os va de maravilla!

Q.B: Eso esperamos. De momento hemos obtenido buenos resultados con nuestra filosofía: trabajar poco a poco pero con pasos firmes. Lo estamos haciendo bien. 

Quana Beer

La gran nave de Quana Beer

.

.