El renacimiento de lo artesanal

El renacimiento de lo artesanal

En un reciente artículo del periódico El País, se describe la tendencia actual hacia lo artesano, hacia la humanización de lo industrial.

John Ruskin y el renacer de lo artesanalJohn Ruskin fue un escritor e idealista inglés del siglo XIX, considerado el primer intelectual en declarar la necesidad de volver a la cultura artesanal, al estilo de los gremios en la Edad Media. La idea es retomar el camino de la producción manual, de la maestría y calidad que comporta trabajar a un nivel más local y controlable, en contraposición al proceso de la Revolución Industrial que el mundo sufrió desde sus orígenes en Gran Bretaña en el siglo XVIII.

La cerveza ha sido una de las avanzadillas en la materia. Cada día son más las personas que deciden elaborar cerveza casera o que emprenden su sueño cervecero montando una micro-cervecería. El tiempo, además, está demostrando que este modelo de negocio, más comunitario que global, puede incluso convivir con las grandes cerveceras.

El modelo de las microcervecerías es ofrecer un producto artesano, eso es, más natural, nutritivo e idealmente, hecho con productos del entorno. Su distribución es también local, o debería, con tal de cuidar la calidad de las cervezas.


No es la cerveza la que debería viajar, ¡sino tú!


De la globalización al neolocalismo

Seguro que habéis oído hablar alguna vez el concepto de globalización y sus efectos. Según la wikipedia, se conoce por este término al "proceso económico, tecnológico, político y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global".

La popularidad de lo artesanal, como hemos dicho, va en aumento y, gracias a este fenómeno global, su interés se está extendiendo, también a través de todo el mundo. Sin embargo, la cerveza artesanal, por su composición más natural, se caracteriza precisamente por ser un producto local, destinado a ser consumido en un menor período de tiempo y en unas condiciones específicas.

En Europa, países como España, Francia, Bélgica, Alemania o Italia (entre otros), disfrutamos de una larga y rica cultura gastronómica, con una buena presencia de gremios y de artesanos; los mercados de alimentos y productos artesanales en general son algo habitual, pero que está tomando todavía más fuerza. 

En cierta medida, esta globalización se está transformando poco a poco en un neolocalismo.

¿Y qué quiere decir ésto?

Cerveza artesana en la Edad MediaPues que no todo lo que reluce es oro y, no todos los efectos de la globalización han sido positivos. En cierto sentido hemos perdido el gusto por la calidad, por lo auténtico; nos hemos alejado de los valores más tradicionales de nuestro entorno y eso nos ha llevado, en general, a pérdidas de la identidad. Es hora de volver a la comunidad, al sentimiento y la producción artesana y local, con tal de no perder la riqueza de la diversidad y de nuestra tierra.

La era de la información y la comunicación de masas han provocado que podamos comunicarnos y movernos por todo el planeta; pero ha sido el capitalismo más agresivo el que nos ha llevado al declive de la autenticidad. Y con el tiempo nos hemos dado cuenta, que el vender más y más rápido no es el objetivo, que a veces lo bueno lleva su tiempo, porque, al fin y al cabo, la calidad de lo artesano, se nota.


La estrategia de las grandes cerveceras

Con el crecimiento de la cultura "craftbeer" tanto en Estados Unidos, como en países como Brasil o China, grandes multinacionales en el sector ya han emprendido acciones contra este fenómeno.

El creciente interés en la materia por el público en general, además del aumento en la oferta y variedad cervecera, la adquisición de microcervecerías por parte de las grandes empresas de producción de cerveza, se ha vuelto la estrategia más habitual en el mercado. Sin embargo, muchos cerveceros mantienen su espíritu artesano intacto; elaborando con amor la cerveza que más les gusta, con sus reglas, sus valores y sus diferencias.

Lo complicado para estos emprendedores en producción de cerveza artesana suele ser, en muchos casos, la financiación, pero el mundo también está cambiando en este sentido; ahora hablamos de economía colaborativa (crowdfunding, crowdlending, etc.) o de los avances tecnológicos tanto en producción microcervecera como en logística y acceso a la información.

En España aún estamos un poco verdes, aunque en los últimos 7 años ya se han construido más de 150 microcervecerías por toda la península Ibérica y con ello, la cultura y conocimiento de todo lo que implica la elaboración de cerveza artesana. Si pensamos en crecimiento, solo hay que observar a países vecinos como Italia, que cuenta con más de 600 microcervecerías ya establecidas.


"Arte bello es aquel en el que la mano, la cabeza y el corazón marchan juntos"
John Ruskin