Los primeras fuentes escritas sobre la elaboración de cerveza: viaje a Sumeria

Sumeria

A día de hoy aún no se ha podido determinar la fecha exacta en la que se elaboró la fermentación de un cereal por primera vez en la historia de la humanidad. Sin embargo, todo estudio antropológico apunta a que ya los sumerios elaboraban cerveza y que, además, estas primeras elaboraciones estuvieron estrechamente ligadas con el paso de la vida nómada a la sedentaria y el nacimiento de la agricultura.

Los historiadores sitúan el surgimiento de la cultura sumeria entre el 6.700 a.C. (Fin del período Neolítico) y el 4000-3200 a.C. (Nacimiento de la cultura de Uruk), en la región de Mesopotamia, en el cruce de los ríos Tigris y Éufrates. En el año 3100 a.C., la población Sumeria era ya de una dimensión tal que se estructuraba en ciudades. No es de extrañar, pues, que se considere a los sumerios como el origen de la civilización: fueron una sociedad laboriosa e inteligente, capaz de controlar las inundaciones anuales y construir sistemas de regadío.

Asimismo, la primera civilización se caracterizó también por su capacidad de dedicar amplias extensiones de terreno al cultivo de cereal, en concreto de cebada, espelta, trigo y mijo. Aunque se fecha el nacimiento de la agricultura en el 10.000 a.C., a la vez que se considera sujeta a la llegada del sedentarismo, fueron los sumerios los que desarrollaron las principales técnicas agrícolas.

Los avances que los sumerios supieron aplicar a la agricultura permitieron obtener excedentes de cereales, hecho que muchos autores asocian, de forma obvia, a la elaboración de pan y de cerveza, incluso sin ninguna evidencia histórica que así lo testimonie.

Para encontrar los primeros restos arqueológicos que testifiquen las primeras fabricaciones de cerveza debemos trasladarnos a finales del Paleolítico y principios del Neolítico. En concreto, datan de alrededor del 7.000 a.C. y fueron encontrados en Jericó, cerca del río Jordán. Este descubrimiento, sin embargo, no está asociado a la cultura sumeria, que en ese entonces estaba al nacer.

Otros restos descubiertos datan de alrededor de 3.500 a.C. y fueron hallados en Godin Tepe, un parque arqueológico situado en el valle de Kangāvar (actual Irán). Casi de forma paralela, varios análisis físico-químicos realizados en residuos de vasijas sumerias, originarias del yacimiento arqueológico de Hierakonpolis (Egipto), permiten demostrar que en el período de 3.500-3400 a.C., en Sumeria, ya se realizaban las primeras fermentaciones de maltas de cereales.

Además, los sumerios fueron los inventores de la escritura cuneiforme. Ello les permitió trazar pictogramas en diversas tablas de arcilla con la finalidad de ilustrar, entre otras cuestiones, la elaboración de cerveza. Por lo tanto, los sumerios fueron los primeros en dejar fuentes escritas que tratan de cerveza. En una de estas tablas, que fecha del año 3100-3000 a.C. y que está expuesta en el British Museum de Londres, se describe la asignación de una cerveza llamada Alulu, a la vez que se alaban sus características. Las tablas sumerias se agrupan en cajas, y se deben leer de arriba abajo y de derecha a izquierda. En la tabla en cuestión, una señal, en la fila de debajo a la izquierda, muestra un cuenco inclinado hacia una cabeza humana esquemática. Éste es el símbolo de “comer”. Para representar la cerveza, además, los sumerios trazaron un frasco en posición vertical con la base puntiaguda, tal y cómo se aprecia en la fotografía.

Tabla sumeria del año 3100 a.C.,expuesta en el British Museum, donde se explica el recibimiento de la cerveza Alulu

Otra tabla de barro más reciente (1.800 a.C.), denominada Piedra Azul, contiene la descripción de la elaboración de cerveza. Actualmente está expuesta en el Museo del Louvre, y según los historiadores forma parte de un himno a Ninkasi, la diosa sumeria de la cerveza.